Archivo de la etiqueta: albahaca

BOCATINES DE POLLO

Estándar

 

4 filetes de pollo de campo.

4 láminas de calabacín.

4 rodajas de tomate.

sal.

Salsa:

1/2 vasito de aceite de ove.

1 puñadito de pistachos.

6 hojas de albahaca.

1 cucharada sopera de queso manchego rallado.

Triturar todos los ingredientes de la salsa y reservar.

Pasar por la plancha los filetes de pollo por ambos lados un par de minutos.

A continuación las láminas de calabacín sazonadas

Por último, las de tomate. también sazonadas.

Precalentar el horno a 180ªC

Echar un poco de salsa en una fuente de hornear y montar los bocatines.

Colocar un filete,encima una lámina de calabacín cortada por la mitad, 2 rodajas de tomate, otra lámina de calabacín y tapar con otro filete.

Proceder de igual modo con el otro bocatín.

Rociar con un poco de salsa y hornear unos 10 ‘con calor arriba y abajo. Rico y rápido

 

 

 

 

Torres de cabra con tomates confitados

Estándar

Torres de queso y tomates confitados firma

 

 

1 rulo de queso de cabra.

20g de azúcar moreno.

4 tomates maduros.

1 diente de ajo.

1 guindilla.

2 cucharadas de miel de naranja.

Vinagreta:

unas hojas de albahaca.

aceite de ove.

vinagre de manzana.

sal y pimienta.

 

Escaldar los tomates en agua hirviendo unos 8″, enfriar en agua con hielo. Pelar. Trocear y quitar las semillas. Reservar.

Pelar y picar muy menudito el ajo. Freir en una sartén con un poquitín de aceite. Añadir los tomates, un pelín de sal, la miel y una guindilla picadita. Freir unos 25′ a fuego lento.

Para la vinagreta:  cortar muy finita la albahaca, incorporar los demás ingredientes, remover muy bien y pasar por la batidora.Reservar.

Cortar el rulo de queso en rodajas.

Montaje: sobre un cuadrado de papel film, colocar una rodaja de queso, una cucharadita de tomate, un poquito de albahaca, repetir el proceso y terminar con una rodaja de queso . Cerrar el papel film, uniendo las 4 esquinas y haciendo un paquetito,   guardar en el frigorífico hasta la hora de servir.

Quitar el papel, emplatar, rocíar con azúcar moreno  y quemar con un soplete. Verter un poquito de vingreta en al plato. ¡Listo, Calixto!